jueves, 7 de junio de 2012

Realidades parecidas, LAMENTABLE INACCIÓN

La apatía de nuestras autoridades y sus incapacidades al final rebotan en la incapacidad de un pueblo en hacerse respetar. Cañete no se escapa de su triste realidad.

Publicar un comentario

Seguidores Sin Límite