domingo, 8 de julio de 2012

Monseñor Cabrejos a cargo de CONGA y sus palabras hace 5 años COHERENCIA?


Transcribo este mensaje de Monseñor Cabrejos a través de los medios y lo he encontrado revisando mis correos del año 2,007. 

Monseñor Cabrejos, a sazón, Presidente de la Conferencia Episcopal señalaba dos puntos importantes en su mensaje:

1.- Los pobres necesitan de nuestra solidaridad y cercanía a sus problemas cotidianos. Sí. CERCANÍA A SUS PROBLEMAS COTIDIANOS, Cajamarca quedó con mucho dinero de Cánon y Sobre Cánon, sin embargo, ante el avance comercial y tecnológico de la ciudad, el pobre seguía siendo pobre. 5 años sin darse cuenta?

2.- También señalaba pues UNA REALIDAD QUE PERJUDICA Y PONE EN PELIGRO LOS PRINCIPIOS HUMANOS Y CRISTIANOS ES LA  AUSENCIA EN EL ÁMBITO POLÍTICO, ECONÓMICO Y DE COMUNICACIÓN, DE LÍDERES COHERENTES EN CONVICCIONES ÉTICAS Y RELIGIOSAS AL SERVICIO DE LA VERDAD Y DEL BIEN COMÚN. 5 años después es el encargado de tratar de corregir Conga.

Ojalá Dios, del Altísimo ilumine a nuestro Pastor y que las cosas se arreglen. Aquí su discurso:




MONSEÑOR CABREJOS: "POBREZA Y DESIGUALDAD
NOS INTERPELAN Y DESAFÍAN"
16/05/2007
Como dijo Benedicto XVI, “la opción preferencial por los pobres está implícita en la fe cristológica en aquel Dios que se ha hecho pobre por nosotros, para enriquecernos con su pobreza”,  afirmó monseñor Miguel Cabrejos Vidarte,  presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, en su intervención de ayer en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y el Caribe, que se celebra en Aparecida (Brasil).

“Los pobres necesitan de nuestra solidaridad y cercanía en sus problemas cotidianos.”
Monseñor Cabrejos dijo que la realidad de pobreza y desigualdad de América Latina y concretamente en el Perú constituye un desafío que interpela la conciencia humana y cristiana.

Los pobres necesitan de nuestra solidaridad y cercanía en sus problemas cotidianos”, expresó  en alusión a la experiencia evangelizadora de la Iglesia en Latinoamérica y el Caribe.

De igual modo, Cabrejos manifestó su preocupación por una creciente cultura de violencia en la vida cotidiana que afecta especialmente a niños y mujeres, y a muchos indefensos que son excluidos de las posibilidades de una vida digna.

En nuestra sociedad –dijo- una realidad que perjudica y pone en peligro los principios humanos y cristianos es la  ausencia en el ámbito político, económico y de comunicación, de líderes coherentes en convicciones éticas y religiosas al servicio de la verdad y del bien común”.

En ese sentido, monseñor Cabrejos insistió en “la Doctrina Social de la Iglesia como eje que transforme la vida social y política de nuestros pueblos”.

(Servicio Informativo CRP - CNR – IBC)



Publicar un comentario

Seguidores Sin Límite