martes, 1 de diciembre de 2009

La opinión es un delito según el Poder Judicial: Un caso de libertad de expresión


Por: Nicola Flores

“Ya el ex Jefe de la ONPE, José Portillo ha dicho que nadie debería tirar piedras sobre el techo del vecino porque todos los partidos tienen techo de vidrio en otras palabras todos han falsificado firmas”Este es un extracto del artículo denominado “Una democracia a sola firma” que el reconocido analista político Nelson Manrique publicó el 25 de abril del 2005 en el Diario Perú 21. En el daba cuenta de la serie casos de falsificación de firmas que ya habían sido denunciados en varios medios de comunicación.
RAFAEL REYManrique aborda de manera especial como Rafael Rey, entonces congresista y ahora actual ministro de la producción, y su partido Convergencia Democrática (CODE) ― Renovación, falsificaron firmas de decenas de adherentes para inscribirse en las elecciones generales del año 2000. Esto fue motivo de una querella de Rey Rey contra Manrique Gálvez por difamación que dio como resultado que el 15 de marzo del 2006, el 47º Juzgado Penal de Lima, dicte sentencia absolutoria a favor del analista político. Pero Rafael Rey apeló y el 16 de agosto del 2006 la Quinta Sala Penal de Reos Libres declara nula la sentencia y el 9 de enero de 2007, a través del 41º Juzgado Penal de Lima, lo declara culpable por difamación agravada y ordena el pago de 3 mil soles de reparación civil y se reserva el fallo condenatorio por un año. Lo que significa que lo coloca como un delincuente porque no puede salir del país y debe firmar en el Poder Judicial semanalmente. Por estas razones, Manrique apeló y el caso nuevamente esta siendo visto por la Quinta Sala Penal de Reos Libres de Lima.
CARLOS RIVERAPara Carlos Rivera, abogado de Nelson Manrique, el hecho de que el tribunal que resolverá la apelación sea el mismo que ordenó anular la primera sentencia, sosteniendo su culpabilidad, es bastante preocupante, estos son los argumentos de su defensa.“Lo que nosotros hemos solicitado es de que la Sala Penal que está absolviendo la apelación, que hemos interpuesto, para la sentencia del mes de enero revoque esa sentencia y declare la absolución de Nelson Manrique. El problema es que esta Sala es la misma que el año pasado izo un pronunciamiento en la que dijo que habían indicios suficientes del hecho delictivo, es decir, es muy probable que nos avecinemos a una sentencia que termine confirmando un antecedentes jurisprudencial nefasto en el sentido de que se estaría de alguna manera considerando de facto la existencia de un delito de opinión”.El analista político Nelson Manrique, por su parte, guarda confianza en la independencia del Poder Judicial y espera que no haya interferencia de poderes, al ser Rafael Rey Rey ahora parte del gabinete del gobierno de turno, porque justamente el tras asumir el cargo la Quinta Sala Penal de Reos Libres declaro nula la sentencia anterior que no encontraba ninguna responsabilidad en el columnista.
NELSON MANRIQUE“Quiero creer que el Poder Judicial va ser imparcial, que se va mantener la separación de poderes, que vamos a tener jueces que no se tuerzan ante el poder. Pero creo que es necesario que la opinión pública este informada. Es necesario que las decisiones de nuestro Poder Judicial sean transparentes, y es necesario y fundamental que la libertad de expresión exista en el país para poder fiscalizar los abusos de poder. Esto está en la Corte Superior de Lima y seguiríamos en la Corte Suprema y si es necesario iremos a los tribunales internacionales porque es un problema de principio. No se trata de un problema de Nelson Manrique, únicamente, sino el derecho de informar la libertad de expresión. Para Gustavo Gorriti, periodista y presidente del Instituto Prensa y Sociedad, el asunto que está en juego es el tema de si son o no pasibles de critica o evaluación las autoridades políticas. Recuerda la doctrina estadounidense “Sullivan v.s. New York Time” que se refiere a un juicio famoso que especifico el principio de que los funcionarios públicos deben estar menos protegidos, incluso, de su derecho de privacidad que un ciudadano común y corriente.
GUSTAVO GORRITIPor eso considera que Manrique ejerció su derecho de opinión, y que sus expresiones no pueden ser castigadas por ningún juez sin violar la Constitución y los convenios internacionales suscritos por el Perú.“Si se acepta esto y sí quedara ejecutoriado, entonces, mañana cualquier columnista que decida que tal o cual político es un cínico, que no ha cumplido con sus palabras, palabras todas que son perfectamente admisibles dentro de artículos de opinión en el contexto adecuado puede ser inmediatamente pasible de una demanda y sobre la base de la jurisprudencia que habría creado esta sentencia sería casi de hecho condenado. El retroceso que eso significaría para la libertad de prensa y para el derecho de opinión en el Perú no necesita ni siquiera ser descrito. Representaría básicamente retroceder a los tiempos de la dictadura, y eso por cierto es algo inamisible y todavía en un gobierno democrático que se reclama muy democrático”.
JORGE MATOSPara el historiador Jorge Moreno Matos pero dedicado al periodismo en los últimos 20 años y docente universitario, este caso es una clara muestra de que en el país se está considerando la libertad de opinión como un delito lo cual es inconcebible.“Bueno, es algo que no nos sorprende a nadie, en este país opinar es un delito. Sea cual sea el talante que sea, que en este caso ni siquiera es el caso de Nelson porque el profesor Manrique, realmente, es ecuánime, centrado en sus ideas. En este caso, las opiniones que él ha vertido uno puede estar en acuerdo o desacuerdo con ellas, es parte del derecho de vivir en democracia. Pero interponer una demanda judicial es la manera más intimidante que existe para coactar ese derecho de opinión. La esfera pública le autoriza a él opinar y a cualquiera de nosotros y un político lo que generalmente quiere hacer es imponer su verdad partidaria no una opinión pública”.
JORGE BRUCEPara el también columnista del Diario Perú 21, Jorge Bruce, el sólo hecho de querellar a Manrique, por emitir opinión es de suma preocupación porque no es contra de su colega sino que podría haber sido cualquier analista político de este u otro medio de comunicación y ser sentenciado por ello.“Pienso que todo esto resuma amedrentamiento, porque en realidad en la cabeza de Nelson que coteja muy bien sus fuentes antes de emitir informaciones graves y serias como esas, en la cabeza de Nelson, me parece ,que se estaría lanzando una señal, una amenaza a todos los que nos permitimos criticar y opinar libremente contra este o cualquier régimen, señaladamente, cuando sabemos que es la misma Sala que ya condenó al historiador, columnista y compañero mío de Perú 21(diario local) Nelson Manrique. La misma Sala que lo ha condenado es la que va recibir su apelación a mí me da una pésima impresión y por supuesto si es que el fallo fuese condenatorio estaré a lado de Nelson y de todos aquellos que estaremos protestando ante cualquier retroceso de la libertad de expresión, que con tanta dificultad se ha ido conquistando”. El caso de historiador, docente universitario y analista político Nelson Manrique es sumamente importante por cuanto se trata de sentenciar la libertad de opinión, tras hacer uso del derecho que todo ciudadano tiene y se consagra en el articulo 13, inciso 1, de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que reconoce que toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y expresión.Las organizaciones defensoras de la libertad de prensa y expresión continuarán con la campaña de esclarecimiento y de denuncia para la defensa de Nelson Manrique hasta las últimas instancias nacionales. Si esto no funcionara dentro del sistema peruano se irá a los organismos internacionales para evitar se cree un mal precedente que violente el derecho a la opinión.
Publicar un comentario

Seguidores Sin Límite